Historia 

Las primeras líneas escritas sobre la Villa de Rubielos datan del siglo XII. Desde su creación fue evolucionando y hoy en día se pueden ver las huellas de sus distintas etapas:

En  el siglo XIII, Rubielos comienza a expandirse y cuenta con tres portales de entrada: la calle de San Antonio, la calle de Félix Cebrián y el Portal del Carmen. Pronto pasó a ser una de las ciudades más importantes de la Comunidad de Teruel.

Amanecer de Rubielos

Imagen 1 de 6

En el periodo Barroco Rubielos sufre más transformaciones en torno al recinto de la muralla que cierra sus pequeñas fronteras. Se construyen edificaciones como la Iglesia Parroquial, el convento de las Carmelitas y varias de las ermitas. Por aquella época, la nobleza rubielana tenía bastante poder en los alrededores y gozaba de fama. Esta realidad social explica muchos de los edificios de riqueza incuestionable y palacios que conforman la importancia del patrimonio del lugar. Todo este conjunto detalla el paisaje de la villa de Rubielos como un lugar histórico hoy en día.

Durante los dos últimos siglos la villa sigue aumentando. Muchos de los  edificios señoriales se mantuvieron como lugares privados. El público no podía entrar en ellos aunque sí disfrutar de sus fachadas y ver la riqueza que proporcionan al conjunto monumental de la zona.

En la actualidad, Rubielos mantiene viva su historia: en el año 1980 fue declarado conjunto Histórico- Artístico. En 1983 recibió el premio Europa Nostra además de medallas de turismo del gobierno de Aragón y un Premio Nacional del Ministerio de Transporte, Turismo y Comunicaciones.

Es una localidad y municipio de la comarca Gúdar-Javalambre en la Provincia de Teruel situada a unos 55 km de la capital de provincia.